La vida de los DJ’s nos parece increíble. Fiestas, música, éxito y dinero. Sin embargo no es oro todo lo que reluce. Muchos artistas de la electrónica están comenzando a hablar de algo que hasta ahora era un tabú.

A raíz del caso de Avicii, cuya familia admitió a medias tintas que la causa de su muerte fue el suicidio, han ido surgiendo casos de otros DJ’s que sufren problemas similares. La concienciación sobre el estrés y la presión que sufren los artistas de la electrónica cada vez comienza a ser mayor. Y es que lo que a muchos nos parece una vida envidiable, no parece serlo tanto.

Publicidad

Día a día teniendo que mejorar. Crear canciones, grabar radioshows, crear más canciones, hacer más de 200 actuaciones al año por todo el mundo, poco tiempo en casa, hacer más canciones…

Este es el día a día de muchos de los artistas de la escena electrónica. El propio Tim Berling se sentía como extraño en su propia habitación cuando volvía a casa. Esa misma habitación en la que años antes había estado produciendo música como un loco, pegado a su ordenador.

Un caso que rompió el tabú

Algunos artistas comienzan a hablar públicamente de la parte mala de esta industria. Y es importante que les escuchemos y valoremos lo que dicen. Porque un DJ no puede estar los 365 días del año de fiesta. Una persona no puede vivir así.

Publicidad

Según un estudio de Help Musicians UK, los artistas musicales, por su sensibilidad, son más propensos a sufrir enfermedades como la depresión. Las malas condiciones de su trabajo y su apretada agenda son algunos de los factores que incrementan este riesgo. Según esta organización británica, el 60% de los músicos admite haber experimentado depresión.

Guardan las apariencias, pase lo que pase porque el show debe continuar siempre. Y no hay mayor show que la vida de un DJ, siempre subido en una cabina, siempre a la vista del público que sigue su vida a través de las redes sociales de forma constante.

El caso de Avicii ha sacado al monstruo del armario y cada vez son más los artistas que se animan a hablar del tema. David Guetta en su visita a España habló sobre el joven DJ y sobre la vida a la que les somete el show business.

Más casos de los que pensábamos

Recientemente Erick Morillo reveló que su vida entró en una espiral cuando dejó de tener tanto éxito. Deadmau5 también ha hablado sobre su larga batalla contra la depresión, que le ha supuesto apartarse de la música en alguna ocasión.

Publicidad

Ni siquiera los más grandes y experimentados DJ’s como Carl Cox están libres de este mal. Carl Cox confesó a Mixmag que ha reducido el número de shows que está dispuesto a aceptar por miedo a consumirse. El último caso que hemos conocido es el de Hardwell, que decidió apartarse de los escenarios un tiempo para disfrutar de tiempo para él y su familia. Una decisión nada fácil para un DJ con una agenda de compromisos como la suya.

Hace un par de años, la artista Española Eme DJ hablaba en su blog sobre los problemas que conlleva ser DJ.

Como puedes ver, hay muchas más personas afectadas por la industria de las que vemos a simple vista. El modelo de negocio se convierte en un calvario para algunos DJ’s, que se ven comprometidos a estar demasiados días al año alejados de su casa y sin poder vivir una vida normal.

Si sois fans de un artista, debéis entender que también es una persona y puede tener sus propios problemas, aunque no los muestre al público. 

Qué te parece?

Divertido
0
Me importa
1
Me encanta
0
No estoy segurx
0
Una estupidez
0
Raúl Fernández
Productor de contenidos y Técnico de Sonido. Locutor de radio en Happy FM y presentador de ZONA69. Apasionado de la radio desde los 11 años. Le gusta la fruta escarchada.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *