Lo cierto es que si. Pocas son ya las grandes plataformas que comercialicen CDs a día de hoy; y si aún lo hacen, serán las últimas unidades en el mercado, ya que Sony, una de sus creadoras,  está reduciendo su producción al mínimo.

Las ventas de discos compactos se han desplomado en los últimos años. Al igual que ha pasado con los videoclubs, las tiendas de CDs también han tendido a desaparecer con los años. La piratería, los contenidos en streaming y las ventas a través de plataformas online han crecido y han desbancado al glorioso CD.

Publicidad

Los distribuidores han dejado de lanzar grabaciones en CD y las tiendas han dejado de venderlas. Según  Nielsen, la venta de CDs ha caído estrepitosamente en 2017.

En 2011 Sony cerró sus fábricas de CDs en Nueva Jersey y en Toronto. En 2015, su fábrica en México también fue clausurada. Ahora, la última fábrica de Compact Disc en Estados Unidos, situada en Indiana, dejará de producir a partir del 23 de marzo.

Publicidad

Los detonantes

Aparición del MP3

A principios de 1998 apareció el primer reproductor de MP3 y aunque muchos lo penséis, no fue el Ipod, sino el MPMan F10. Desarrollado por SaeHan Information Systems, este veterano disponía de 32mb de memoria, con posibilidad de ampliar a 64mb y estaba a la venta por $250, 327 en la versión de 64mb. Era todo un lujo para la época comprarse un aparato para almacenar apenas 9 o 10 canciones y, como era de esperar, no fue muy buen recibido.

En el 2001 sale a la venta el primer Ipod, el cuál superó las 150 millones de ventas. En este año también Sony comenzó a sacar al mercado sus conocidos mp3 “Walkman”. El pionero fue el NW-MS7.

El precio de los CDs

La media anual de inversión en discos de un estadounidense era de 70 dólares hasta que su precio comenzó a subir. En 2003 Universal Music prometió una bajada del precio del 30% en sus discos pero, esto no fue así, los CDs cada vez se encarecían más.

Descargas pirata

Los primeros pirateos musicales nacieron parejos al éxito del CD. Los propios trabajadores de las plantas de fabricación de discos robaban los álbumes, aún sin publicar y los vendían a terceros, que se dedicaban a hacer copias de ellos y venderlos en mercados locales.

Publicidad

En 2004 aparece Oink’s Pink Palace, una página de almacenamiento de torrents musicales que disponía de un catálogo impresionante de canciones en máxima calidad.

A partir de aquí todo ha sido coser y cantar para la piratería, que hoy en día sigue presente en la vida de muchos consumidores de música habituales.

Plataformas de streaming musical

Para frenar la piratería y salvar la industria musical, las grandes empresas decidieron lanzarse a la creación de plataformas de venta de música. De aquí salieron Itunes, Google Play Music, Beatport o Amazon Music y por supuesto también las que se dedican al streaming: Spotify, Apple Music, Tidal, Deezer o Grooveshark.

Un poco de historia

En 1979 Philips y Sony se unieron para crear un nuevo soporte de audio, más pequeño que el vinilo y con más calidad. Así, en 1981 se presentaba un disco de 12 cm que podía almacenar audio y datos en su interior. El Compact Disc había llegado para quedarse en nuestras vidas.

El primer CD musical se lanzó en 1982 y fue el álbum ’52nd Street’ de Billy Joel. Sus ventas fueron bajas, como era de esperar, ya que el Compact Disc aún no era muy conocido.

Como veían que el nuevo formato no llegaba arrancar del todo Sony se propuso crear el primer reproductor de CD portátil. Dos años después salió al mercado el D-50, el primer discman, podemos decir.

A principios de 1985 la demanda del CD aumentó considerablemente. Fue entonces cuando Dire Straits sacó su álbum ‘Brothers in arms’. Este fue el primer disco en CD que consiguió llegar al millón de copias vendidas. Aquí empezaba la era del Compact Disc.

Publicidad

En 1986 las ventas de CDs ya ascendían a 140 millones.

Las ventas de discos compactos superaron  al vinilo en 1988 y a la cinta de cassette en 1991. Los CDs se convirtieron en el entretenimiento hogareño de más rápido crecimiento y, en consecuencia, el mayor generador de dinero dentro de la industria musical. Los fabricantes y minoristas pensaban que iba a durar para siempre, pero, como suele pasar, siempre aparece algo nuevo que desbanca a lo viejo.

En 1995 apareció el primer discman en Estados Unidos, en el 2000 estaba esparcido por todo el mundo. Hay que decir que los primeros discman se comenzaron a comercializar en japón ya en el 1984 de la mano de Sony.

La década de los 2000 apuntaba a ser la mejor época para el CD, pero pocos veían venir lo que se avecinaba. Llegaban las descargas digitales, la piratería y la industria se estancaba. Las ventas de CD caían, lentamente, pero el descenso era imparable.

Al principio no se sabía muy bien como solucionar el problema de la piratería pero, finalmente, las empresas grandes decidieron lanzarse a la venta de música por internet. Tenía sentido que la gente quisiera tener su música en archivos para guardarla en su mp3.

Aunque no fue la primera tienda online de música, sin duda, Itunes fue el broche de oro. Desde su salida, las ventas de música online han ido en aumento, no solo en esta plataforma, sino en otras como Beatport, por ejemplo.

Publicidad

En 2016 la música en streaming se convirtió en el formato más vendido superando al CD por mucho pero las ventas de vinilo también alcanzaron las cifras más altas desde 1989. El CD puede considerarse prácticamente un formato extinto. Debemos de darnos cuenta de que todo evoluciona y siempre llega algo nuevo que mejora lo anterior. Aún así mirad al vinilo, puede que el CD sea el “vinilo” en un futuro.

Qué te parece?

Divertido
0
Me importa
0
Me encanta
0
No estoy segurx
0
Una estupidez
2
Shey Alonso
Técnico en producción y sonido para audiovisuales y espectáculos. Escribe y presenta en ZONA69. Le encantan las manualidades y es una amante incondicional de los spaghetti carbonara.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *